El Empresario

 

Los fundamentos morales de Norberto Odebrecht para el empresariamiento se formaron cuando todavía era joven: de su madre, Hertha, heredó la disciplina. De su padre, Emilio, y de los capataces, la educación por el trabajo. De las caminatas junto al pastor luterano Otto Arnold, la certeza de que servir es más valioso que ser servido.

 

Fue en la ciudad de Salvador en la década de 1940, pautada por carencias de todo tipo en el sector de infraestructura, donde emerge la trayectoria empresarial de Norberto Odebrecht. Su primer desafío fue asumir los negocios de su padre, cuando todavía era estudiante de ingeniería en la Escuela Politécnica de la Universidad Federal de Bahía. Se asoció a dos jóvenes estudiantes de su universidad, Francisco Valladares y Otto Schaeppi, saldó las deudas acumuladas por su padre creando un pacto político con los banqueros, quienes renegociaron las deudas. También estableció un pacto económico con los Clientes, a quienes prometió productividad y plazos más cortos, y un pacto social, con los capataces. Ellos eran responsables de las obras que lideraban, sus “pequeñas empresas” y, a cambio, recibían parte de las ganancias. Así, no solo nació Norberto Odebrecht Constructora Ltda., sino también la figura de un empresario.

 

Luego de los pactos, florecían, una tras otra, nuevas obras en Bahía. El Foro Rui Barbosa, el Hotel da Bahia, el Círculo Obrero, el Astillero Fluvial de Ilha do Fogo, entre Juazeiro y Petrolina, son algunos ejemplos. Pero no eran obras como todas las demás en ese momento. Norberto Odebrecht innovaba en relación a lo que se consideraba la regla para la construcción civil en ese momento, donde se levantaba toda la estructura de hormigón y las paredes solo se iniciaban cuando la última losa estaba pronta. En su empresa, todo el trabajo se realizaba al mismo tiempo: cuando la primera losa estaba lista y los trabajadores comenzaban la segunda, se estaban levantando las paredes de ese mismo piso. De esa manera, se cumplían los plazos de manera eficiente, se reducían los costos y se ganaba en calidad. Todo para cumplir y respetar los deseos de quien más importaba en todo el proceso: el cliente.

 

Debido a la visión innovadora, a fines de la década de 1960, los negocios de la constructora se remontaron más allá del Nordeste, como por ejemplo, la construcción del Aeropuerto Internacional de Río de Janeiro (Galeão) y en el exterior, con la creación de negocios en Perú, Chile, Angola, Ecuador, Argentina y Portugal. Visionario, Norberto Odebrecht se proyectó como un empresario adelantado a su tiempo. Al dedicar tiempo y experiencia a sus integrantes y descentralizar la toma de decisiones, formó no solo socios, sino personas preparadas para servir, y empresariar.

Tres pactos

El empresario explica cómo saldó las deudas de su padre, en la década de 1940 y solidificó los conceptos de descentralización, delegación planificada, asociación y distribución de resultados.

Deja tu mensaje:

fundacao@odebrecht.com